Dependiendo del modo de uso y las exigencias, de 8 a 10 años en las baterías de Litio