Dependiendo del peso y tamaño del vehículo, la inversión se puede amortizar en 4 años y medio. Teniendo en cuenta el consumo y el ahorro al no tener que realizar mantenimiento periódico.