Un punto a favor es la fiabilidad, pues según pruebas de la consultora Consumer Reports, los automóviles eléctricos presentan una mayor durabilidad que sus pares a combustión interna. Esto se debe, principalmente, a que su motorización utiliza menos partes que los vehículos a combustión, y que su mecánica es más sencilla.