Para empezar, hay 4 parámetros básicos a considerar:

  1. ✔ El peso del vehículo que querés convertir.
  2. ✔ La velocidad que quieres alcanzar.
  3. ✔ La autonomía que queres lograr.
  4. ✔ La tecnología incorporada del vehículo.

Esto permitirá definir la potencia, las baterías a instalar, el motor y los ajustes a las prestaciones que ofrece el vehículo…. A partir de estos elementos comienza el desafío.